Grimalt Caballero 2010

|  Comentarios
42,00 €
Precio recomendado por:
(4 Kilos Vinícola)
Vino tinto (40 % Fogeneu Francés, 60 % Callet)
4 Kilos Vinícola
Mallorca
España
Año: 2010

 Comité de cata de Selectus Wines
 10 de marzo de 2013

Hablar de los vinos de Francesc Grimalt es ilustrar de manera muy exacta la historia de los vinos del archipiélago balear de los últimos veinte años, especialmente de los vinos mallorquines de la comarca del Migjorn, situada al sudeste de la isla. Es el responsable directo de poner en el punto de mira del gran público la desconocida “elegancia agreste” de la cepa balear Callet. La bodega 4kilos es inaugurada oficialmente en 2008. Se encuentra situada en el pueblo de Felanitx. Trabajan viñas emplazadas en diferentes municipios de la isla pero suelen seguir un patrón bastante idéntico: viñas viejas, plantadas principalmente sobre suelos franco-arcillosos con abundante óxido férrico y cobertura vegetal autóctona practicando así una viticultura sostenible.

Vista

Bonito color rojo violáceo con ribete purpura. De capa media, tiene un color muy seductor.

Nariz

Muy expresivo, ligeramente cremoso con notas muy marcadas de especies destacando la pimienta blanca, las frutas negras y la flor de hibiscos. Poco a poco aparecen notas más minerales y grandes recuerdos terrosos.

Boca

De entrada amable y dulce. Con gran expresión. Especiado y cálido, tiene una fruta madura bien definida pero nada pesante. Notas ligeramente minerales y recuerdos a incienso. Final muy largo y sabroso. Una delicia muy elegante.

Comentario

El vino que culmina el esfuerzo de Grimalt de ilustrar su visión de la uva Callet. Un “casi” monovarietal que nace de dos minúsculas parcelas situadas en el municipio de Felanitx. Es un vino de suma elegancia y enorme profundidad. Un vino mediterráneo que huye de la pesadez que nos otorgan las horas al sol. Es un “pequeño borgoña” a la mallorquina con carácter y personalidad aplastante. La variedad Callet, tan delicada, enfermiza, irregular y difícil de trabajar…sino se tiene la maestría de Grimalt, expone y da como resultado un vino de carácter en estado puro, con una enorme definición en todos los sentidos y que hace las delicias de quien lo prueba. Y serán pocos porque de esta primera añada tan solo se han elaborado mil botellas. Aunque es un vino muy versátil a la hora de conjuntarlo, pruébenlo con un mero a la mallorquina con pasas y piñones. Irresistible.

Comentarios